HISTORIA DEL ANARQUISMO UNIVERSAL

Ilegalismo anarquista.

ilegalismo

Ilegalismo anarquista

El robo de la banda Bonnot en la sucursal del banco «Société générale» en Chantilly (marzo de 1912) visto por el periódico francés «Le Petit Journal»

El ilegalismo, según la definición del diccionario, es cualquier «acto o comportamiento político contrario a las leyes y órdenes constitucionales». En una perspectiva revolucionaria o anarquista, el ilegalismo es una actitud que considera los actos ilegales como un medio para lograr la revolución (autofinanciación, «gimnasia revolucionaria», ataque al sistema capitalista, etc.) y / o para poder manifestar de inmediato ideales anarquistas propios en lugar de esperar a que se cumpla la deseada revolución social .

El famoso marqués de Sade, escritor y filósofo francés, ya desde 1795 con su Filosofía en el gabinete, «La Philosophie dans le boudoir» («Filosofía en el tocador») criticó duramente a la sociedad republicana dividida en «los que tienen todo» y «los que no tienen nada», alegando que el robo es una respuesta a las necesidades de todos.

Para los anarquistas, y para las fuerzas sociales antagónicas en general, el acto ilegal (robo, robo, secuestro, etc.) puede tener un significado preciso, tanto porque la legalidad impuesta por el estado no se reconoce como porque puede ser útil en clave revolucionaria y contestación radical contra un sistema injusto como el capitalista-burgués .Salvador Puig Antich, ilegalista anarquista y revolucionario español

El anarquista frances Émile Armand argumentó que el ilegalismo consiste «en el ejercicio de profesiones arriesgadas no registradas en el registro de profesiones toleradas por la policía». Los robos más practicados fueron o son en detrimento de los propietarios ricos, propietarios, políticos, sacerdotes, etc. Los grupos o individuos más conocidos que han practicado la expropiación ilegal son Alexandre Marius Jacob («Arsenio Lupin»), la Banda de Jules Bonnot (la primera, a principios de la década de 1900, que utilizó automóviles para asaltar bancos) y el italiano Horst Fantazzini, etc. En estos casos, el gesto tiene el significado de mostrar las deficiencias e injusticias de este sistema, no necesariamente deseando la revolución, sino simplemente rechazando el trabajo y todas las demás injusticias del capitalismo. A veces, estas acciones simplemente sirven para autofinanciar la propia existencia. Los SolidariosFrancisco AscasoBuenaventura DurrutiGregorio Jover.

Los Solidarios: Francisco Ascaso , Buenaventura Durruti , Gregorio Jover

El final de los españoles Buenaventura DurrutiFrancisco AscasoJuan García OlivierRafael Torres EscartínGregorio Suberviola y Eusebio Brau fue diferente, solo por nombrar algunos, que en las décadas de 1920 y 1930 dieron lugar a varias bandas de expropiación, estructuradas no de manera rígida pero fluida y flexible, como «Los Justicieros», «Los Solidarios», «Los Errantes» (que operaban en América del Sur cuando muchos de estos militantes estaban allí para escapar de la persecución de varios gobiernos europeos) y finalmente la CNT – FAI Estos españoles actuaron en un país que estaba inmerso en una fase prerrevolucionaria y sus acciones tenían un carácter autofinanciado (por ejemplo, robo en el banco de Gijón el 1 de septiembre de 1923 operado por «Los Solidarios») o incluso venganza contra los que golpearon a los sindicalistas y a los trabajadores españoles (por ejemplo, el asesinato del cardenal Soldevila siempre por parte de «Los Solidarios»). Sus acciones, por lo tanto, no eran individualistas sino sociales.

Los anarquistas españoles siempre actuaron ilegalmente, incluso durante los años oscuros del franquismo; en particular, fue El MIL (Movimiento de Liberación Ibérica) de Salvador Puig Antich el que llevó a cabo muchos robos de expropiación destinados a autofinanciar la resistencia antifranquista y demostrar que Francisco Franco podría ser derribado.

En tiempos más recientes, en Trikala (Grecia), a principios de octubre de 2009, el italiano Alfredo Maria Bonanno y el griego Christos Stratigopoulos fueron arrestados por cargos de robo, de los cuales este último asumió toda responsabilidad, incluso si esto no fuera suficiente para liberar al anciano anarquista italiano. [1] También en Grecia se encuentra «Oi listes me ta maura» (Ladrones de negro), de los cuales dos presuntos militantes (Symeon Seisidis y Yiannis Dimitrakis) también han sido arrestados [2] .

Como se ve, por lo tanto, hay varios «ilegalismos», con diferentes métodos, que sin embargo siempre pueden considerarse una acción directa y nunca deben confundirse con el bandidaje o el crimen en general. Las diferencias son sustanciales ya que el abogado anarquista considera que este es el único camino a seguir para contrastar el sistema actual de dominación. En cualquier caso, para los anarquistas ilegalistas sigue existiendo la coherencia necesaria entre medios y fines, para lo cual la organización de las pandillas estaba o está estructurada sobre bases estrictamente horizontales y nunca jerárquicas.

Los ilegalistas (por Ricardo Flores Magón, 1910)

Ricardo Flores Magón

«El revolucionario es un ilegalista por excelencia. El hombre cuyas acciones siempre son consistentes con la ley será, en el mejor de los casos, una mascota, pero nunca un revolucionario».

La ley preserva, la revolución se regenera. Entonces, si queremos cambiar, tenemos que comenzar a violar la ley.

Esperar que la revolución se pueda hacer de conformidad con la ley es una aberración, una contradicción. La ley es un yugo y para deshacerse de ella hay que romperla.

Cualquiera que muestre la idea de que el proletariado puede emanciparse a sí mismo a través de métodos legales es un estafador, porque la ley impide que la riqueza que ha robado sea tomada de las manos de los ricos. La expropiación en beneficio de todos es la condición esencial para la emancipación de la humanidad.

La ley es un freno y ciertamente no es con frenos que somos liberados. La ley de castración y las castradas no pueden pretender ser hombres.

Todas las libertades conquistadas por el hombre son obra de ilegalistas que han reducido las leyes a mil pedazos.

Los tiranos mueren apuñalados y ningún artículo en el código lo impedirá. La expropiación puede llevarse a cabo al violar la ley y no sufrirla.

Esta es la verdadera razón, si queremos ser revolucionarios, por qué debemos ser ilegales. Necesitamos pensar fuera de la caja y abrir nuevos caminos transgresores.

«La rebelión y la legalidad son irreconciliables. Deje la ley y el orden a los conservadores y ladradores». [3]

Ricardo Flores Magon

Citas

  • «Un ilegalismo pacífico» («¡Dado que las bombas asustan al pueblo, le robamos a la burguesía y redistribuimos a los pobres!») – Alexandre Marius Jacob
  • «(…) después de leer los eventos de la» Bonnot Band «y también Brecht (» Es más criminal fundar un banco que romperlo «), hablé con algunos camaradas anarquistas sobre mi plan para robar (en el momento aún no se decía» apropiado » «, al 68 faltaban algunos años …) bancos para revitalizar económicamente la prensa anarquista. Casi me tomaron por loco. Si no hubiera sido el hijo de Libero, incluso me habrían tomado por provocador. Así que empecé a robar bancos por mi cuenta «. – Horst Fantazzini

Nota

  1.  Sobre el arresto de Bonanno
  2.  Amputado la pierna al camarada Simos Seisidis
  3.  Les Illégalistes

Bibliografía

  • Emile Henry , Golpe a golpe , traducido por Isabella de Caria, editora «Il vulcano», 1978.
  • Pino Cacucci , en cualquier caso sin remordimientos , Feltrinelli, 2001
  • Emilio Quadrelli, Ir a los restos , Ediciones DeriveApprodi

Artículos relacionados

Artículos relacionados

Caracteres

1 comentario en “Ilegalismo anarquista.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s